info@dracortes.com

Cara de Muñeca

Publicado por hugo gonzalez en

Hoy les quiero hablar sobre esta frase cliché que escucho tantas veces al día “cara de muñeca”.

No es el objetivo de este artículo contarles qué es la Toxina botulínica ni cómo funciona, porque ya les conté en el post anterior todos los detalles. Hoy quiero aclarar dudas y por qué no, opinar respecto de tantas ideas preconcebidas y muy populares entre nosotras las chilenas. A modo de resumen les cuento que la Toxina Botulínica tipo A, se utiliza para corregir las arrugas de expresión producidas por los músculos, rejuveneciendo el rostro al relajar la expresión y dejando una piel más suave y tersa. Es también preventivo del envejecimiento, ya que evita la formación de arrugas estáticas.

Si bien es común hablar de la toxina botulínica, es un tratamiento con muy mala fama, ya que existe una idea muy bien implantada en el subconsciente de todas nosotras: “si lo usas vas a quedar con la cara artificial y sin expresión”… Otra vez, la famosa cara de muñeca. Muchas de mis pacientes llegan temerosas, no saben bien que tratamiento van a realizarse, pero si tienen una cosa clara “Doctora, por favor no me deje con cara de muñeca” y las entiendo tanto! A mí tampoco me gustaría verme así.

Vamos derribando prejuicios uno a uno.

-La Toxina Botulínica deja caras artificiales: Para empezar, cuando ves en internet esas imágenes con caras completamente inexpresivas, la mayoría de ellas han pasado por mucho más que una inofensiva punción con toxina botulínica. Son caras que se encuentran desfiguradas de tanto procedimiento que se han realizado, o en las que se ha aplicado una dosis mucho mayor de la necesaria, donde se pierde la capacidad de gesticular y con ello la naturalidad. Aquí si bien es cierto es muy importante el conocimiento del profesional para aplicar las dosis adecuadas, también lo es orientar a los pacientes en la armonía facial, ya que aunque no lo creas, muchas personas llegan solicitando un rostro sin arrugas (de aspecto “planchado”) sin importar que uno les advierta lo poco natural de estos resultados. La mayoría de las veces prefiero no atenderlos ya que son pacientes con la percepción de estética completamente alterada y que probablemente no quedará conforme con ningún tratamiento. También pasa que al momento de controlar a los pacientes en sesiones posteriores dicen “pero todavía me arrugo cuando me río”, es ahí donde hay que explicar que no podemos perder la capacidad de gesticular, porque ESE es el punto donde el tratamiento pasa de ser algo natural a la tan temida cara de muñeca.

-La toxina botulínica sirve para rellenar arrugas: La toxina NO rellena. Lo dijimos anteriormente, relaja los músculos y con ello las arrugas que se forman por la contracción muscular al momento de gesticular. No es una alternativa al ácido hialurónico, ya que hay arrugas que necesitan rellenarse (con AH) y otras que necesitan relajarse (con tox.botulínica). Muchas veces los pacientes no quieren realizar un tratamiento con toxina botulínica porque piensan que queda artificial o que dura poco, pero las arrugas de expresión no tienen otro tratamiento. Lo habitual es combinar este tipo de tratamientos para conseguir un resultado integral.

-La toxina botulínica causa adicción: No causa adicción, no es una droga o alguna sustancia con poderes malignos. Simplemente una vez que lo pruebas te enamoras de los resultados, ya que en manos de un buen profesional conseguirás un rostro descansado y rejuvenecido, por lo que cuando pase el efecto (aproximadamente entre 4 y 6 meses) vas a querer volver. 

-Soy muy joven, no necesito eso: Ya lo he dicho anteriormente, estos tratamientos no dependen de la edad, el proceso de envejecimiento es completamente distinto en cada persona; depende de su genética, de sus hábitos, de su alimentación y varios otros factores. También les he explicado que solo las arrugas dinámicas pueden tratarse con toxina, es por eso que la típica frase “pero mis arrugas son chiquititas, no estoy como para toxina botulínica” no puede estar más lejos de la realidad, es justo en ese momento cuando este tipo de tratamiento da los mejores resultados, no importa si tienes 30, 40 o 50.

Quise escribir este artículo para informarlas mejor sobre este tratamiento y para derribar los mitos creados en torno a él. Para que sepan que es un recurso muy efectivo, poco invasivo que en las manos adecuadas va a lograr un resultado muy sutil y natural.  Atrévete a probar un cambio. Si tú quieres hacerlo, no importa lo que digan los demás. Haz las cosas para ti, ponte linda para ti y sé feliz para ti.

 

 

← Publicación más antigua Publicación más reciente →


comentario


  • Muy interesante!
    Un saludo.
    http://www.clinicestetics.com/toxina-botulinica-valencia/

    María en

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados